Inicio / Internacional / Alas Uruguay, más cerca del despegue

Alas Uruguay, más cerca del despegue

Un año y cinco meses después del cierre de Pluna, la cooperativa de trabajadores de la ex aerolínea uruguaya afronta momentos decisivos en vistas a la concreción de la nueva empresa aérea de bandera nacional. Entre las noticias más destacadas de los últimos días, el pasado 27 de noviembre el Presidente José Mujica y la cooperativa llegaron la semana pasada a un acuerdo político por el cual el Estado se compromete a brindar garantías para la compra de los tres aviones con que operará la empresa aérea. Mujica declaró a la prensa que “hay una intención política de ayudar” y se comprometió a buscar una “salida jurídica” para que la aerolínea uruguaya comience a operar cuanto antes.

Por su parte, el PIT-CNT emitió un comunicado que respalda “el compromiso político” del Presidente y “la voluntad del Estado uruguayo de poner las garantías necesarias”. La central obrera manifestó su apoyo a la aerolínea “con hechos concretos y no solo con palabras”, poniendo como garantía todos sus bienes para “la concreción definitiva” del emprendimiento.

Nombres definidos, plazos indefinidos

El proyecto cooperativo quedó oficialmente registrado como Alas Uruguay, abandonando así el nombre “Alas-U” que se había manejado desde la proyección de la nueva aerolínea. Integrantes de la cooperativa informaron a la prensa que el cambio de nombre se debe a una cuestión de fonética: en muchas ocasiones el nombre anterior de la aerolínea no era pronunciado correctamente. La elección de un nombre más acertado es, para la cooperativa, uno de los aspectos positivos de la larga espera. Otro de los nombres definidos fue el del Gerente de la aerolínea: será el brigadier general Daniel Olmedo, ex Director de Dinacia (Dirección Nacional de Aviación).

Alas Uruguay no ha confirmado plazos aún, reconociendo las ocasiones anteriores en que se fijaron plazos no cumplidos. El gran obstáculo es el préstamo del FONDES (Fondo de Desarrollo ya ha sido confirmada al igual que), necesario para comprar los tres aviones de Pluna con que operará Alas Uruguay. Los integrantes de la empresa autogestionada continúan esperando que se efectúe el crédito, y aseguran que el no recibirlo implicaría para el Estado una pérdida de más de 20 millones de dólares. Este cálculo, publica El País, se realiza “sobre la base de los antecedentes con otras empresas con proyectos de autogestión; mantener a los trabajadores en seguro de paro por dos años tiene mayor impacto económico en las arcas del Estado y sin ningún tipo de posibilidad de reintegro”.

Hoy Alas Uruguay cuenta con 380 trabajadores en seguro de paro, de los que en principio solo se requerirán 250, debido a la mengua en la cantidad de aviones respecto a los 13 que tenía Pluna. Según explicó Sabrina Acevedo, integrante de Alas Uruguay,  a UNoticias, en Asamblea se decidió que la selección de empleados fuese por antigüedad, dependiendo de “la necesidad del sector”.

Necesidad de volar

Lo cierto es que, tras todas las vicisitudes del camino que ha recorrido la compañía, para la industria turística uruguaya es imperiosa la necesidad de que Alas Uruguay se ponga en marcha. También lo es para los consumidores, dado el altísimo incremento del valor de los pasajes en las aerolíneas extranjeras por la escasez de opciones de conexiones directas desde y hacia nuestro país.

Si ha existido un gran favorecido con el cierre de Pluna, es BQB, la empresa de Juan Carlos López Mena, que desde julio del año pasado ha sumado 56 vuelos a los 12 que tenía antes de cerrar la aerolínea nacional. Es de esperar que la reactivación de Alas Uruguay y la consiguiente competencia y ampliación de ofertas beneficie a los pasajeros con precios más accesibles y mejores paquetes aéreos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *