Inicio / Especiales / Avistamiento de aves o “birdwatching”

Avistamiento de aves o “birdwatching”

Las aves son parte de nuestras vidas, las observamos y escu­chamos cada día, permanecen en nuestra cultura y patrimo­nio como símbolos o como personajes de cuentos, poemas y novelas. No se necesita viajar al trópico para encontrar aves inte­resantes. Es posible apreciarlas en todos lados y la mayoría de las personas viven en contigüidad con especies fáciles de vislumbrar de cerca, ya sea desde el jardín de la casa, cami­no al trabajo o en algún paseo de rutina por el parque.

Pero atraídos por hermosos paisajes y junto al desafío de hallar e identificar distintas aves, miles de personas viajan a lugares remotos para contemplarlas. Los avistadores de aves consti­tuyen una especie global en sí mismos.

El avistamiento de aves o “birdwatching”, consiste en la observación, estudio y conservación de las aves silvestres en sus ambientes naturales, identificando las especies y aprendiendo los compor­tamientos sobre su alimentación, nidificación, temporada de cría, migraciones, ecosistemas en donde se instalan y todas las características que hacen que cada ave sea única y particular.

Esta actividad se inició como una práctica organizada en los países del norte de Europa, trasladándose a Estados Unidos y Canadá, donde generó un impacto significativo en el esquema de comercialización del turismo.

En el año 1883, se fundó la American Ornitholist Union y en 1922 la New England birding-banding (hoy Association of Fields Ornithologist), unas de las más prestigiosas asociaciones internacionales que editan publicaciones científicas de gran reconocimiento. El birdwatching tiene más de 100 millones de adeptos en todo el mundo, que viajan por todo el planeta capturando imágenes, grabando sonidos y llevando un registro (record-book) con las características de los pájaros.

No se trata sólo de poner una marca más en el libro de registros, sino que implica toda una filosofía de sustentabilidad que conlleva la excusa perfecta para viajar por todos lados en busca de especies endémicas, es decir, aquellas que sólo se encuentran en una región delimitada de una parte del mundo. Un tercio de las aves de la Tierra habitan en Sudamérica. Algunas de ellas migran en invierno, mientras otras residen todo el año en un mismo lugar. La primavera y el verano son las mejores estaciones para avistarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *