Inicio / Alojamiento / Hostería y Estancia La Paz, un establecimiento atendido con amor

Hostería y Estancia La Paz, un establecimiento atendido con amor

La calma y el paisaje invitan al descanso y el relax, el silencio es un pretexto para disfrutar de la naturaleza y la vida sencilla en la Hostería y Estancia La Paz, un emprendimiento turístico llevado adelante por sus propios dueños con esfuerzo y amor.

Ubicada en el departamento de Paysandú, a medio camino entre la Ruta 24 y la Ruta 3, este casco de estancia construido en 1860, ofrece una atmósfera perfecta para darle un descanso al estrés, ya sea para unas tranquilas vacaciones o para hacer un alto en el camino hacia las termas, que se encuentran muy próximas.

Conozcamos un poco de la historia de esta hermosa estancia, de la mano de su dueña, Anne Wyaux. La Paz fue construida por un inmigrante inglés, Banniester Hughes, quién eligió las mejores tierras de la región para fundar su estancia. También construyó para su esposa, en un terreno junto al casco, una bellísima capilla protestante, la Capilla del Buen Pastor, que sirviera como centro religioso de la zona y como cementerio familiar, donde descansan los restos de Banniester y su esposa, además de algunos miembros de la familia Wyaux.

Conservada en excelentes condiciones, esta construcción de estilo victoriano sirve como escenario para misas, bautismos y casamientos, brindando espacio para 120 asistentes. Las instalaciones cuentan con un amplio salón rodeado por una encantadora arboleda, con capacidad para 200 invitados.

Los elementos arquitectónicos y la rica historia del lugar constituyen por sí mismos, atractivo suficiente para que turistas extranjeros elijan a La Paz como un destino idóneo para conocer la historia y cultura locales en un marco de singular belleza. Un alojamiento de estilo familiar, donde el turista es recibido como un amigo.

Quienes buscan hacer de sus vacaciones una instancia para el bienestar físico, encuentran en La Paz un reducto perfecto para la salud. Dotada con un elegante Spa, ofrece una piscina abierta, jacuzzi, sauna, tratamientos faciales, masajes, hidromasajes y terapias alternativas, llevadas a cabo por personal calificado especialmente contratado. Un atractivo especial del Spa, según su dueña, es que ofrece un ambiente íntimo y mantiene su identidad rural, sin las masificaciones de otros centros de bienestar.

La gastronomía cuenta con un sitio privilegiado en La Paz, donde la cocina belga se fusiona con la cocina criolla en recetas familiares, pasadas de generación en generación, preparadas con ingredientes naturales y frescos de la región. El asado y las carnes destacan su sabor con deliciosas salsas de la tradición belga y refrescantes ensaladas con verduras de estación. Anne Wyaux nos recomienda las Chuletitas de cordero rack al jerez y estragón, las Crepes a la belga con salsa y rellenos, y los tradicionales Waffles belgas. También las salsas a base de manteca y nutritivas ensaladas.

Destinada básicamente a un público adulto que desea descansar y disfrutar de la naturaleza, la hostería cuenta con ocho encantadoras habitaciones decoradas en estilo rústico tradicional, con hermosas vistas a los jardines y todas las comodidades de la vida moderna.

Ya sea para quienes buscan encontrarse con las emociones de la vida rural y practicar extensas cabalgatas con un guía local, o para observar la naturaleza y las diversas especies de aves que habitan en la zona, como para las empresas que desean organizar sus eventos, o quienes buscan una boda o bautismo en una atmósfera diferente, o simplemente para renovar energías con los distintos tratamientos de Spa, la Hostería y Estancia La Paz abre sus puertas todo el año, ofreciendo en cada estación distintos atractivos.

Durante el verano, recibe a veraneantes que están de paso y desean un refugio para descansar del camino, en Semana Santa, el turismo interno llena las instalaciones con familias que buscan un entorno natural y apacible para sus hijos, y entre mayo y agosto, los cazadores visitan la zona en busca de presas como en los comienzos.

Entre las actividades destacamos las cabalgatas, los paseos en bicicleta, las caminatas, el avistamiento de aves, la pesca, el tenis y su piscina abierta. También cuenta con una confortable sala de lectura y sala de juegos, además de un espacioso living con chimenea para las noches de invierno.

Bellezas naturales, confort, calidez, entretenimiento, son algunas de las bondades que Hostería y Estancia La Paz tiene para ofrecer. Pero la cualidad más destacada, según palabras de Anne Wyaux, es precisamente “La Paz” que se respira en el establecimiento, como para pasar unas maravillosas y sosegadas vacaciones que renueven nuestras energías.

Mira también

Beija Flor Resort & Spa, un hotel encantador.

A tan solo 6 km de la ya reconocida localidad de Pipa en el Noreste …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *