Inicio / Especiales / Hoy, ¿qué estamos haciendo para un mejor mañana?

Hoy, ¿qué estamos haciendo para un mejor mañana?

Y… ¿cómo está la temporada?, repetimos todos, a veces con variantes de “cómo viene”. Esa “ansiedad inmediatista” que nos produce la nueva moda de vorágine consumista y de vertiginosos cambios tecnológicos nos quita el necesario tiempo para la reflexión que nos permita mirar el horizonte para evaluar el presente, pronosticar y mejorar el futuro, que hoy parece lejano, pero que súbitamente será HOY. El tiempo es eso que perdemos sin posibilidad de volver a recuperar.

¿El pasado fue mejor? Con la vieja y peligrosa carretera bombé, sin aeropuerto digno ni ramblas ni deck perimetral, ni hoteles 5 estrellas, sin shoppings y cines sin calefacción, con menos conectividad y escasas opciones gastronómicas y pocos espectáculos, no lo creo.

Hoy, entre galerías de arte y ateliers semi-públicos, más de cien opciones demuestran la riqueza cultural o que casi todos somos “flor de artistas”. Centenares de restaurantes inauguran y cierran cada temporada, simplemente porque son más que los potenciales clientes, y trabajan bien los muy de moda, los ambientados por la naturaleza por sus vistas o entorno agreste (La Huella y Virazón frente al mar y al puerto, Marismo en medio del bosque y Fasano en las sierras sobre el arroyo), pero en esta floja temporada, desde el punto de vista del volumen de facturación y alquileres (y ventas enlentecidas por el “efecto susto/Cristina” y la dificultad de  los argentinos para acceder a dólares), los propietarios de inmuebles que no lograron alquilar produjeron un record de ventas en la gastronomía más económica: los supermercados, abarrotados de clientes los últimos días de año pasado.

Acontecimientos deportivos, culturales, espectáculos, fiestas de posicionamiento de marcas, electrónicas y privadas, congresos e inauguraciones, los hubo y los habrá en cantidad y calidad. Con mente abierta y espíritu de superación, el desafío es inspirarse en las sugerencias de nuestros clientes-veraneantes y turistas, y de aquellos que nos honraron con su elección para ser residentes estables.

¿Qué escuchamos?:

• Implementen planes pilotos de seguridad, como cámaras y monitoreo.

• ¡Conectividad! Es caro, lento y complicado llegar. A veces, de ciudades de Brasil es más fácil llegar a Miami que a Punta del Este. Si se rebaja el combustible para todos quienes nos conecten, las reglas del mercado libre podrán ayudarnos. La conectividad es más una herramienta fundamental para hacer negocios, que un negocio en sí mismo.

• Calidad de servicios: hemos mejorado, pero también cambió el nivel de exigencia de quienes nos visitan (europeos y el aeropuerto lleno de lujosos jets de poderosos paulistas).

•Preparar mejor las propiedades en alquiler.

• Mayor diversidad en las cartas de gastronomía, mejores cartas de vino y servicios más ágiles. Presentar los vinos por cepa y no por bodega. Hay más de 50 variedades de pescados, y se ríe una amiga norteamericana “¡always brotola-filet!”. (En La Huella presentan la corvina blanca entera a las brasas y a veces hasta pinzas de cangrejo sirí). La autocrítica y espíritu de superación son claves para el éxito.

• Atracciones para todo el año: fomento de actividades náuticas con tarifas y servicios de baja temporada. Espejos de agua cristalina paralelos al mar, semi- climatizados. El agua cálida y transparente la disfruta toda la familia, como en las termas, todo el año.

• Resorts: los destinos más exitosos ofrecen complejos turísticos paralelos al mar, con opciones gastronómicas, entretenimientos y espejos de agua. Sin desmerecer la acumulación de torres y sombras que tantos puestos de trabajo crearon, la descompresión, fomentando el desarrollo de proyectos eco-sustentables como el de Laguna Lodge dentro del agua de la laguna Garzón, es un camino equilibrado y atractivo.

• El tránsito: queremos el disfrute y placer de la gente y se está complicando con vehículos apelmazados en la península y en las rutas de salida de las playas. Parkings y servicio de shuttle en el centro para evitar la calesita sin fin en busca de lugar, y rutas anchas y alternativas de acceso a La Barra, etc.

• Ruidos: control de los escapes libres de las motos, autos con mega-sonido de música y creación de áreas de boliches donde esté prohibido hacer silencio (como la idea del Placer, próximo al puente).

• Puertitos: un circuito náutico atractivo para los millones de navegantes de Brasil y Argentina.

• Propietarios de los más grandes yates privados (que no los traen), consideran poco atractivos los escasos paseos de Gorriti, Lobos y Solanas.

• Para dinamizar las ventas de tantos buenos y nuevos proyectos, se requieren familias, turistas,  estudiantes, congresos y empresarios, consumiendo y disfrutando todo el año.

• Mejorar el cuidado y estética de los espacios públicos.

• Agilizar los plazos para obtención de visa de turismo.

• Las administraciones (sin color político) se distraen atajando penales de hoy, gastando un alto porcentaje en costos administrativos y sueldos, y destinando poco a la satisfacción de los ciudadanos y a planificar imaginando un horizonte de prosperidad. Es una tendencia universal que además produce subas en los servicios públicos y en las cargas de los contribuyentes.

… Y luego de todo, y aun luego de viajar… ¡Qué lindo te veo, Punta, y cómo ayudas a los otros destinos de Uruguay, a la imagen y consumo de sus productos! Los europeos aprecian las coincidencias culturales con la gente, los brasileros, las noches frescas, los argentinos, la tranquilidad y seguridad, y todos… los encuentros con amigos. Punta es y será lo que prefieras, para vivirla A TU MANERA.

Mira también

Enjoy presentará a autoridades su plan estratégico para el Conrad

La presentación del plan de negocios del grupo Enjoy para la gestión del Conrad será durante un almuerzo en el resort el próximo viernes 23 de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *