Inicio / Especiales / La herencia torresgarciana

La herencia torresgarciana

Otro artista plástico, Joaquín Torres García, tuvo una notable influencia en la creación artesanal y en su jerarquización. Regresado al Uruguay desde Europa en 1934, el creador del universalismo constructivo reivindico un arte para todos, sin jerarquía de unas técnicas sobre otras. Asi, sus discípulos y seguidores practicaron el diseño de rejas, cerámicas, tapices, murales, vitrales y artefactos de iluminación que encontraron aplicación en las creaciones arquitectónicas y en el equipamiento hogareño. El propio Torres García fue autor de una renovadora generación de juguetes de madera.

A partir de esta vertiente, la artesanía comenzó a ser practicada y enseñada por varios talleres en la capital del país y se genero una tradición de artesanía «culta» y ciudadana, consolidada en las décadas de 1960 y 1970. También en este periodo, las propuestas de la ENBA incluyeron las técnicas artesanales. Varios talleres de este centro realizaron así producciones seriadas que se vendían a precios muy accesibles. La demanda del objeto artesanal provino de varios sectores de la población que hallaban en la artesanía un elemento identifica torio.

Simultáneamente apareció una generación de artistas plásticos que se destacaron en la actividad artesanal, como Dumas Oroño, Ernesto Arozteguy, Cecilia Brugnini, Mario Espana Andrade y Agueda Dicancro.

Mira también

Joaquín Torres García

Nació en Montevideo el 28 de Julio de 1874. De joven partió a España, tierra natal de su padre, donde inicio sus estudios de pintura en la Academia de Bellas Artes de Barcelona; allí se sintió atraído por el modernismo francos y Catalan. Cercano a las ideas del pensador Eugenio D'Ors, realizo algunos murales inspirado en la tradición artística clásica tan presente en el Mediterráneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *