Inicio / Gastronomía / Restaurante Dos Orillas, donde sus deseos son órdenes

Restaurante Dos Orillas, donde sus deseos son órdenes

La cocina mediterránea en general y la cocina uruguaya conforman la carta de este restaurante con personalidad, ubicado en plena Península, en la calle Virazón 829, a pocos metros del Puerto de Punta del Este.

La propuesta abarca desde el cuscús y el tabulé de Marruecos, hasta la paella valenciana con pescado y carne, pasando por los risottos y las tartas. Todo casero, hasta la hamburguesa al pan lleva el pan casero. “De la cocina uruguaya tenemos el pollo en escabeche casero o el cordero de leña cocido a baja temperatura que lo deja muy tierno”.

“Tratamos de que todo sea casero y utilizamos ingredientes frescos. Para los pescados trabajamos con el puerto que está acá cerca.” Nos cuenta Mauro, por lo que los platos de pescado, lenguado, salmón, mariscos y mejillones, ofrecen garantía de frescura y calidad. También la coctelería se prepara con productos frescos, como el daikiri de frutilla, que se prepara con pulpa de frutilla y no con extractos como es usual.

Al frente de la cocina está la joven chef, Victoria Carbone, con apenas 24 años, quien realizó estudios en UG de Maldonado y que cuenta con una sólida experiencia. Todo el equipo de Dos Orillas es joven, el propio Mauro cuenta con 25 años, el coctelero apenas tiene 20 y está finalizando sus estudios.

La original decoración fue realizada en casi en su totalidad por los propietarios del establecimiento, que sostienen que: “La idea es con poco dinero hacer muchas cosas. Los sillones del chill out los hicimos con pales y cajones de fruta, pero con colores más claros que contrastan con el negro del deck, para darle un aire más elegante.” El equipo también se encargó de la pintura y de algunas reparaciones, por lo que podemos decir sin exagerar, que el restaurante está atendido por sus propios dueños hasta en el más mínimo detalle.

Como nos relata Mauro, no se trata de una improvisación, sino de los 14 años que pasó en Barcelona donde se dedicó a la gastronomía al igual que su pareja y socia del emprendimiento Judith Jimenez, por lo que nada es fruto de la casualidad, sino de un pleno conocimiento del oficio.

“La idea es brindar una atención personalizada, darles lo que necesitan, conseguir un cliente asiduo. Que te vean por la calle y te digan: me encantó.” El esmero en la atención no se queda solo en la amabilidad, sino que siempre se está buscando darle un poco más, cuando llega un cliente extranjero atenderlo en su propio idioma si habla francés, italiano, inglés o portugués, para que se sienta más cómodo.

La propuesta incluye nuevas técnicas de cocina, se trabaja mucho con envasadoras de vacío con la técnica de osmosis que otorga nuevos sabores a los alimentos.

Dos Orillas apunta toda clase de público, turista o residente, de cualquier edad e incluso a cualquier bolsillo, con precios pensados para residentes, pero que no significan baja calidad, sino todo lo contrario. Mauro nos cuenta que se encaran los platos con la mente muy abierta, buscando siempre la forma de presentar diferente los platos. Más en una zona donde ya existen cuatro restaurantes con larga trayectoria. “Poder ofrecer variedad y calidad sin que cueste un ojo de la cara.”

El restaurante permanece abierto todo el año con horario cortado en temporada baja y continuo en temporada alta. A partir de diciembre se incorporará la música en vivo con un cantautor muy joven que animará la terraza con temas propios y otros de Rata Blanca versionados. El plan es incorporar más músicos, principalmente en temporada baja.

Pensado para quienes deseen pasar un rato agradable disfrutando de platos nuevos a precios razonables y con la amable atención de un equipo joven, Dos Orillas tiene muchas propuestas para un público variado, desde la carta que cambia cada cuatro meses ofreciendo comida de estación, pasando por un menú especial para Fin de Año y todo ello sin tener que pagar un cubierto y con el aperitivo de cortesía, con una opción diferente cada día. También se ofrece un menú diario de 490 pesos, de lunes a viernes al mediodía, que incluye primeros y segundos con bebida y postre que puede cambiarse por café.

Entre otras opciones, el establecimiento ofrece la posibilidad de solicitar un menú para grupos que se prepara a la medida y se solicita por anticipado. El mismo incluye un picapica para compartir, un segundo plato y bebida.

Todas estas cualidades confirman la premisa de Mauro: “Sus deseos son órdenes.” Para finalizar, los recomendados de la casa son: arroz negro de calamares, rabas crujientes (realmente crujientes), lenguado al horno con toques de jamón ibérico. Y para postre: sopa de chocolate especiada con una bolita de helado y galletitas, que se prepara frente al cliente.

Dos Orillas está en la calle Virazón 829 en los Altos del Puerto. Yendo por la rambla hasta el puerto, una cuadra antes de Moby Dick. Por reservas: (598) 098 443 893 o dosorillaspuntadeleste@gmail.com .

Mira también

Se lanzó la octava Temporada de Ballenas en Piriápolis, Punta del Este y La Pedrera

Ya quedó inaugurada la Temporada de Avistamiento de Ballenas 2013 en los principales puntos de observación de las costas de Maldonado y Rocha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *